YO NUNCA ABRO LA PUERTA A LOS DESCONOCIDOS. PERO SÍ ESCUCHO TODO LO QUE DICEN. NO SOY COTILLA: 
LO QUE PASA ES QUE TENGO UN OÍDO MUY FINO

jueves, 11 de febrero de 2010

ME DAN MIEDO, MIENTEN SIEMPRE


Vagón de metro de la línea 10, en Madrid. Viernes por la tarde. Una niña pequeña y extraña, de no más de 7 años, mira desde su asiento y muy fijamente al hombre que hay frente a ella. La madre de la cría, con unas ojeras tremendas y cara de no haber dormido en tres días, está de pie:


Hombre: Disculpe, señora, ¿le puede dejar a su hija que deje de mirarme?
Madre (enfadada): ¡Deja de mirar a la gente!

(La niña desvía la mirada hacia otros pasajeros. El hombre sale del metro y pasa un rato)

Niña: Mamá, ¿por qué no puedo mirar a la gente?
Madre: (Suspira). Porque no me gusta. Te lo he dicho mil veces. No mires a los ojos de la gente.

..

7 comentarios:

  1. Eres la nueva Gossip Girl de la canalla! Bienvenida al club bloguero! cuidado que engancha!

    ResponderEliminar
  2. ay, mariló, entre el facebook y esto no sé si sobreviviré

    ResponderEliminar
  3. Gracias!! ¿Tú participas en todos los que pone en tu perfil? Es para añadirte a 'Mi lectura digital' y así empezar a seguirte, :)

    ResponderEliminar